Reducir el calentamiento global en 0,5°C, la diferencia entre la vida y la muerte